Select Page

VOCACIÓN

Image

Una flor blanca, una nube y la luz.

Pureza natural, que refleja al ESPÍRITU DE DIOS,

Espíritu de AMOR y de SERVICIO.

Un niño llamado Carlos, sentado en la arena, volteó al cielo y vió volar una blanca gaviota y con ella, volaba su espíritu de infante.

 Libre, sin preocupaciones, sin prisas, ni llanto, tranquilo como la tarde, que comienza a caer, sobre las aguas del mar.

Esta vivencia, llegó espontáneamente a él y sin darse cuenta, quedó grabada en su corazón.

 Este recuerdo, lo llevaría por años en su vida, como experiencia de vida, como un regalo caído del cielo.

En otras ocasiones, tuvo otras experiencias con sentimientos similares, en entornos diferentes, este tesoro de experiencias vividas, influyó mucho en su carácter apacible, después tuvo experiencias de desilusión y hasta amargas y de dolor.

 Mientras unas lo llenaban de ilusión, otras lo desmotivaban y lo deprimían.

 No iba a dejar de sentir, pero

 ¡YA ERA TIEMPO DE TOMAR LA RIENDA DE ELLOS, PARA SER ÉL MISMO! Para no estar dependiendo del vaivén de los sentimientos, a diestra y siniestra.

Era como estar en una barca sin rumbo, movido por la marea, a veces tranquila, a veces con fuertes olas.

 La corriente de agua, lo llevaría al azar y no quería ser golpeado contra las rocas.

¿QUÉ DEBO HACER, CON TODAS ESTAS EXPERIENCIAS VIVIDAS ?

 Su amigo David le decía:  Conócete a tí mismo y  tu propia realidad.

 Después, estas vivencias y este conocimiento,

¡NECESITAS VALORARLOS Y CONDUCIRLOS, A LO QUE ES REALMENTE, LA VOCACIÓN QUE DIOS TE DIO!

 (Carlos) Pero, es que ¡No se cuál es mi vocación!

 Veo que aquella persona, estudió para Doctor y hoy vende tacos, porque le deja más dinero.

 Otra persona, decidió casarse y ya quiere desistir.

Supe de un estudiante, que se terminaba de titular y la otra vida lo llamó.

¿Para qué fueron tantos estudios y desvelos, si apenas iba a iniciar un trabajo y se murió?

David lo miró a los ojos y le dijo:

 ¿Tú crees que nuestra verdadera vocación, está en la profesión que realizamos externamente, para lo cual estudiamos?

(Carlos) ¡Si!

 (David) ¿No crees que es más importante, descubrir nuestra propia vocación, que está impresa en nuestro espíritu, para la vida eterna, para lo cual realizamos una tarea, en este mundo, profesionalmente?

 Se quedó pensativo Carlos, mientras, David continuó:

 Hoy estás soltero, el día de mañana, tal vez casado, posteriormente, tal vez viudo, hoy estudiante, mañana profesionista, luego rico o tal vez pobre, con salud o enfermo.

Cada uno vive muchas cosas, unos más, otros menos, pero lo que hacemos externamente, es una tarea profesional, como servicio a los demás, que a veces nos gusta lo que hacemos y a veces no.

¿Para qué queremos dar ese servicio?

 ¿Para sentirnos bien?

¿Para asegurar un porvenir económico, salud, reconocimiento social, placeres, o sentir poder?

¿En verdad crees, que para esto, fuimos creados por Dios?

 (Carlos) Mmm… pienso que fuimos hechos para ser felices y todo lo que dijiste, nos puede dar felicidad.

 (David) Tu corazón va a estar, donde tú lo decidas.

La felicidad verdadera, es un regalo espiritual, que DIOS da, cuando se hace su voluntad.

Hay felicidad que se acaba y hay felicidad eterna.

¿Cuál va a ser tu objetivo, para que, como consecuencia, seas feliz eternamente?

 Si tu felicidad la pones en la barca misma, tal vez, choques contra las rocas, o la marea te lleve a dar círculos sin rumbo, pero si tu felicidad la pones en HACER LA VOLUNTAD DE DIOS, a través de la VOCACIÓN que EL te dio, entonces podrás navegar mar adentro, hacia un NUEVO HORIZONTE.

Si ves que la verdadera vocación, está en el SER mismo, que DIOS TE DIO y se puede manifestar, en lo que te gusta o no hacer,

 ¿QUIÉN DEBES SER, TU MISMO?

¿Cuál será tu VERDADERA VOCACIÓN, que deberás realizar, con pureza de corazón?…

..

Translate »