Select Page

DEJARSE HACER POR DIOS

Image

Una piedra negra, pérdida en el desierto, ignorada y sin ningún atractivo, comparada con una margarita hermosa, que brilla en la luz del sol.

¡Qué diferencia!    no se parecen en nada, una blanca, la otra negra, una con vida vegetal, otra inerte, una delicada y blanda, la otra rígida y tosca.

¿Por qué despreciar la piedra negra?, ella fue sin su voluntad.

 Estas son cosas accidentales, en las cosas no se puede decir, que una cosa es buena o mala, si no es, en relación a algo.

 El agua es buena para la sed, pero puede ser mala para limpiar una pintura de acuarela porque la dañaría; la piedra negra de carbón es buena para ayudar a formar los diamantes, o puede ser mala para los cimientos de un edificio.

¿El hombre en general, en relación a qué es bueno o malo?

 No podemos decir que únicamente a su voluntad, porque un hombre malo puede tener una voluntad muy fuerte y disciplinada, alcanzar sus objetivos y sin embargo, sigue siendo malo.

Tampoco podemos decir, que únicamente a sus sentimientos, porque por más nobles que sean éstos, ante los hombres, si no sirven, más que para saciar el egoísmo, son malos.

Aún la fe, en sí misma, es buena como potencia, pero si no va enfocada al verdadero destino del hombre, es una fe mal utilizada.

¿Cómo podemos integrar todos estos aspectos y decir que el hombre es bueno?

 ¿Entonces, cuál debe de ser la brújula del hombre, para ser bueno como tal?

La regla parecía muy sencilla, la verdad se la dijo al oído

 ¡Hacer la voluntad de Dios!

¿Entonces, por El se lucha con la voluntad?   ¡Así es!

¿En relación a su voluntad, deben educarse los sentimientos y la inteligencia? ¡Así es! 

 y ¿sólo con la fe puesta en El, se pueden alcanzar horizontes que la inteligencia no comprende?   ¡Así es!

Pero si sólo Dios es perfecto y el hombre por ser hombre es pecador

¿No se trataría simplemente de alcanzar una utopía?

Si fuera únicamente con el esfuerzo del hombre, sí sería utopía, pero poniéndonos en manos de Dios, El se encarga de perfeccionarnos y eso lo cambia todo.

¿Perfeccionarnos en qué?

En el amor puro y pleno que nos lleva a la verdadera felicidad única y eterna.

¿Entonces el ser bueno, no es obra de los hombres, sino de Dios?   ¡Así es!

 Cuando el hombre se deja formar por la voluntad de Dios…

..

Translate »