Select Page

DESCUBRIENDO LA VOCACIÓN

Image

El problema para mí, es que no quiero escoger lo que yo quiero, si no lo que Dios quiere de mí, y yo adaptarme a su voluntad.    ¿Por qué?

Porque El es infinitamente inteligente, sabio, prudente, y El conoce mi futuro, lo que más me conviene para mi salvación.

Yo no alcanzo a ver, con mis ojos ciegos del espíritu, lo que EL alcanza a ver con amor, lo que más me conviene.

Por eso me pregunto:        ¿Qué quieres que haga Dios mío?

Esta decisión, es muy importante para mi, es el vértice en mi vida, un estado de vida permanente y no quiero equivocarme.

 Dios mío, ¡Cómo desearía que te me aparecieras y me dijeras con clara voz!                  ¡Esto quiero de ti!

Pero comprendo.    No está dentro de tus planes.

Tengo que crecer en el discernimiento y en la virtud de la perseverancia, al hacerme responsable de mis decisiones.

¿Acaso mi vocación se encuentra en lo que yo quiero? ó

¿Mi vocación está en seguir lo que tú quieres, renunciando a lo que me gustaría?

Al hacerse estas preguntas, jóvenes de sexo masculino y femenino, no lo pensaron dos veces y siguieron su propia inclinación de gustos personales.

Algunos se auto-realizaron, pero a otros les sucedió, que cuando el compromiso que adquirieron, les exigió mucho, entonces se cuestionaban:

¿En verdad, escogí mi verdadera vocación, o me equivoqué en mi decisión?

Al cuestionarse esto, unos optaron a seguir su compromiso, día a día, vivían la paz en su alma.

Los que tomaron una actitud de buscarse a sí mismos, en sus propias inclinaciones y no la voluntad de Dios, renunciaron al compromiso que hicieron para toda la vida, buscando nuevas alternativas de auto-realización.

De pronto, estuvieron más cómodos en su forma de ” estar en la vida ” y gozando del placer que sentían en su propia inclinación, pero sufrieron en su alma, un vacío que les hacía sentir insatisfechos.

Uno de estos gritó ¡Si mi vocación no está en lo que yo quiero! Entonces ¿Dónde está?

 ¿¡Cuál es la voluntad de Dios!?

¿Acaso Dios no quiere mi propia auto-realización? Si Dios nos da la libertad, ¿Por qué puedo decir que estoy equivocado?

 Un silencio profundo se produjo en las mentes que llevaban esta inquietud.

 Los que abrieron sus oídos, en este silencio profundo, alcanzaron a escuchar:

El humilde reconoce la voz de lo alto.

El amigo fiel, pasa todas las pruebas.

No hay mayor amor, que dar la vida por el amigo.

El que es amigo de Dios, en el pone su esperanza y su esperanza no quedará defraudada.

¿Qué son 100 años de vida sacrificada en la tierra, para vivir una eternidad felices con Dios?

¿Acaso tiene más importancia el hacer, que el ser?

Si el ser es mucho más importante que el hacer,

¿Porqué aferrarse a la comodidad, en el compromiso fiel?   Es decir,

¿Porqué escatimar esfuerzos, en subir la alta montaña?

Al llegar a la cima, se justificará un camino arduo y difícil, se gozará del premio por ser fiel y constante en este compromiso.

¿A dónde se puede llegar, cuando sólo se quiere ir de bajada y no pagar el precio del esfuerzo, por llegar a ser?    ¿Llegar a ser qué?

¡Imagen de Dios vivo, hecho hombre aquí en la tierra!

¿Quieres decir que la auto-realización es estar sufriendo como Él sufrió?

El sufrimiento no es un fin, pero puede llegar a ser el medio inevitable, para vivir la paz, por haber hecho la voluntad de Dios…

No sólo se es mártir, dejándose matar por otro, en nombre de Dios, si no matando en sí mismo todo egoísmo y gusto personal, a pesar del dolor, para agradar a Dios…

Si yo estuviera dispuesto a pagar el precio del sacrificio, para llegar a ser, y esto me trajera paz,

 ¿Cuál es mi vocación?     Entonces       ¿¿ Cuál es la voluntad de Dios ??

..

Translate »