Select Page

Lo que cambió su vida

Lento caminaba por un camino de tierra, sin prisas y meditando.

Al lado del camino, algunos árboles le ofrecían su sombra, otros sus frutos; las aves le ofrecían la melodía de sus cantos; las flores, su belleza y el perfume que despedían; el paisaje le ofrecía armonía y tranquilidad.

¿ En que meditaba ese anciano de 85 años, que pasaba por desapercibido, lo que la naturaleza le ofrecía ? ¿ Que meditaba a su edad ?

Ya había formado una familia con el esfuerzo de su trabajo, había viajado y conocido muchos lugares; había Amado a su querida esposa, hasta que Dios la recogió.

Este anciano había hecho buenas inversiones y a sus hijos no les faltaba lo material.

¿ Entonces que meditaba este anciano ?

En su interior decía : ¿ Que haré en adelante ?

No quiero quedarme el resto de mis días, auto complaciéndome con el fruto de mis esfuerzos pasados, solo me entumiría y luego vienen las enfermedades, la depresión y la muerte.

Si he de morir, ¡ Quiero morir pleno ! y ¿ Que es morir pleno ?

Si, pleno, SIN auto complacencias, sin darle gusto a mis sentidos corporales, emocionales y/o Psicológicos.

La plenitud es una bendición de Dios, para aquellos que buscan la santidad, para los que se esfuerzan en hacer su voluntad, sin importar la edad u otras cosas.

Entonces el anciano alzó la cabeza y su mirada hacia el cielo.

Con una sonrisa en su boca decía:

¿ Señor Dios mío, que quieres que haga ?

En ese momento bajó la mirada y vio un joven fumando al lado del camino

y el anciano sintió en su interior, una voz que le decía: “ Acercate a él “ ,

Así lo hizo y el joven sorprendido se preguntaba: ¿ Que quiere este viejo ?

Otra vez sintió este anciano, que esa voz le hablaba y le dijo al joven:

“ Cristo te Ama “ le sonrió y prosiguió su camino.

Después comprendió el anciano que su misión posterior, en su vida, era dejarse llevar por el Espíritu Santo y EL le diría en cada momento , que hacer y como hacerlo, aunque de pronto no entendiera lo que hacía y esto tendría que ser a través de la oración, como toda su vida lo había hecho…

El joven que estaba al lado del camino, a partir de esas palabras, entró en su corazón la inquietud de conocer a Cristo, pues había un hueco en su corazón, que nada lo llenaba, pero al ver al anciano sonreírle con alegría, este testimonio le hizo cambiar la inercia de su vida.

Al conocer a Cristo, su vida cambió y encontró la felicidad.

Cuando llegó a ser anciano, iba por ese mismo camino de tierra y al ver otro joven fumar, al lado del camino, recordó el momento que Cristo cambió su vida…

..

..

Translate »