Select Page

LA LUZ FINAL

Image

Volaba y volando llegó, la pequeña águila entre montañas y sol.

Había visto a lo lejos en el llano, muchas caras, muchos gestos y contempló cada una, llevándose consigo aquella que más le gusto, esa sonrisa que nunca olvidó.

Siguió su vuelo, en marcha de su objetivo, buscaba con tanto anhelo, lo que pensaba perdido.

La soledad la empujaba a lo desconocido, llegando así al monte de la palabra, llegando a desviar su vuelo, entre tanto zumbido, en medio de tantas ondas que llegaban a sus oídos.

Oyó en medio de tanto bullicio, la voz venida del infinito, enderezó su vuelo y siguió su camino, con gran esfuerzo por alcanzar su destino, y contempló una gran luz.

Al llegar al valle de los corazones, aleteó fuertemente, vio ese corazón que tanto anhelaba, culmen de su objetivo, mirándolo más grande y más brillante cuanto más se le acercaba.

Más que la sonrisa, más que aquella voz, quería hacer suyo ese corazón.

En pleno vuelo, sintió la alegría de ver lo que buscaba.

Vivió la desilusión al ver su pequeñez, la incomprensión al verse sola, el cansancio y el dolor, después de largo esfuerzo por alcanzarlo, pero ahí estaba lo que buscaba y no se iba a dejar llevar, por el viento que iba en contra.

Ahí estaba, y ahí quería estar ella.

Ese corazón en el valle, era el más retirado, el que más trabajo costaba alcanzar, pero el que más valía la pena, y para llegar, tenía que darlo todo, antes que anocheciera.

Ese corazón brillante era reflejo y luz del cielo, de no alcanzarlo, la noche sería eterna.

Ese corazón brillante podía volar para otra parte, o tal vez su reflejo ya no ofreciera, era la hora precisa, para alcanzarlo en pleno vuelo…

..

Translate »