Inicio arrow COHERENCIA CON LA VERDAD
jueves, 25 mayo 2017
Menú Principal
Inicio
Contactanos
Principal
Indice
EL ESTUDIANTE
VERDAD Y CERTEZA
IMAGEN
SELLO VIVENCIAL
GUERRERO
LOCALIZACI?N
REGALOS
ENERGÍA Y PAZ
REGALO DEL CIELO
LLAMADO A SER
SABIA NATURALEZA
NIVELES DE VIDA INTERIOR
CRITERIOS
EL VALOR QUE DIOS LE DA
VIVIR CON SABIDURÍA
PAZ EN EL ALMA
VERDAD Y LIBERTAD
VIVIR Y MEDITAR
EL VALOR DE UNA SONRISA
SENDERO DE FELICIDAD
TESTIMONIO
MI APRECIABLE VIEJO
MISTERIO
ORIGINALIDAD
¿DESTINO O CONVERSI?N?
EL VERDADERO TESORO
SER LIBRES
RAYO TRASCENDENTAL
FLORECIMIENTO DE LA NAVIDAD
ARMONÍA
PREDISPOSICI?N
ACEPTARSE A SI MISMO
DIGNA LIBERTAD
DESTINO DEL HOMBRE
AMAR A BLANCO Y NEGRO
MIRANDO HACIA LA ETERNIDAD
VALORES
B?SQUEDA
MADUREZ
CAMINO DE SALVACI?N
CONFLICTO Y ENCUENTRO
LUCHA INTERNA
FORMACI?N ESPIRITUAL
EUTANASIA
COMPROMISO INTERIOR
ENIGMA
BELLA
COMO UNA FLOR
ILUSIONES DE UNA NOVIA
LA BELLA NOVIA
¿FANTASÍA O COMPROMISO?
EL VALOR DE UNA FLOR
UNA VIDA SENCILLA
ALGO SUBLIME
AMOR CONYUGAL
IDENTIFICACI?N
MATRIMONIO DE TRES
CARTA DE AMOR
ESPÍRITU DE NI?O
RECUERDOS
CONFIANZA
AMOR MATERNAL
LA GRAN FAMILIA
SENTIMIENTOS OSCUROS
PADRE E HIJO
SER PADRE
SUPERACI?N
SIN SALIDA
MÁS VALIOSO QUE EL ORO, ES EL TIEMPO
SENTIDO DEL DOLOR
ESPERANZA Y FORTALEZA
MERCADO IDEOL?GICO
FE Y DESTINO
FE Y AUTORREALIZACI?N
VERDADERA FELICIDAD
SOLDADO? ¿DE QUI?N?
MOVIDO POR DIOS
UN NUEVO DÍA
¿QUI?N SOY YO?
SER HOMBRE
ENCUENTRO
VUELO DE ÁGUILA
APERTURA
CONVERSI?N
HOMBRE NUEVO
ROMPIENDO LA INERCIA
COHERENCIA CON LA VERDAD
ARRIESGARSE PARA VIVIR
EL PEQUE?O PRÍNCIPE
VOCACI?N
DESCUBRIENDO LA VOCACI?N
MAR DE VIDA
CREADOR DE TODO LO QUE EXISTE
PLENITUD
DISCERNIMIENTO
LA SE?AL
ENCUENTRO Y DESTINO
IR AL CIELO
VIVENCIA
¿QUI?N ES DIOS PARA ENAMORARME DE EL?
COMUNI?N Y COMPROMISO
MORIR Y VIVIR
DEJARSE HACER POR DIOS
SEGURIDAD ESPIRITUAL
INTIMIDAD ESPIRITUAL
DIGNIDAD
EL ENVIADO
EL VERDADERO PASTOR
LA PALOMA MENSAJERA
SINFONÍA ARM?NICA
LA LUZ FINAL
COHERENCIA CON LA VERDAD PDF Imprimir Correo electrónico

Image

COHERENCIA CON LA VERDAD

En una gran ciudad, había un joven que vivía en un departamento, con sus papás.

Llevaba una vida que cualquiera pudiera calificar como normal, Pero su vida espiritual, le traía inconformidad.

Un día andaba muy pensativo, a causa de sus malestares sentimentales, salió del  departamento y se dirigió a un parque.

Comenzó a caminar despacio alrededor de él, para meditar un poco, comenzó por Preguntarse:

¿Qué es esta inquietud por encontrar la verdad?

 ¿de dónde me viene?

¿quién ha sembrado en mí espíritu, esta inquietud?

Comenzó a ver los árboles y el verde pasto, luego se decía a sí mismo: Cuando no soy coherente con la verdad que tengo en mi conciencia, sé que me hago tonto solo.

Estoy convencido que no es el camino, para encontrar la felicidad verdadera, porque para vivir ésta, es indispensable ser coherente con ella.

Continuó caminando y tomó asiento en una banca, bajo un frondoso árbol, mientras continuaba pensando:

Si no soy lo que debo ser   ¿entonces quién soy?

 Me he sentido mal, cuando hago lo contrario a lo que había pensado ó creído, dejándome llevar Por otras corrientes.

 Sé que cuando me he dejado llevar, por mi supuesta seguridad y no por la verdad, es cuando después, más inseguro me he sentido.

 Cuando me he dejado llevar por la opinión de mi prójimo y no tanto por la verdad, para no sentirme solo, es cuando más solo me he sentido.

También, cuando me he dejado llevar por la pereza, para sentirme cómodo y no he seguido la verdad, es cuando en mi vida interior, me he sentido bastante incómodo, etc.

 Estoy inconforme conmigo mismo, sé que al no ser integro con la verdad, eso me resta mucha felicidad, hoy me arrepiento de muchas cosas que he llegado a hacer.

Esta vida barata que me he forjado, me está costando cara, cuando por el mismo precio, podría estar viviendo en mi interior  ¡lo mejor!  

¡La verdadera felicidad!...

 Se levantó de la banca, en ese lugar solitario y dijo a grito abierto:   ¡Basta Ya!

Dejaré de ser mediocre, dejaré de hacerme tonto solo y seguiré la verdad.

 ¡Quiero vivir la verdadera felicidad!

 Con el modo de ser que he llevado   ¡nunca la encontraré!.

 ¡Tengo que cambiar!   ya sé lo que haré:  ¡La buscaré y seré coherente con ella! ¿Qué debo de hacer para, conquistarla?

 Comenzó a caminar de nuevo y subió hasta el penthouse de un edificio muy alto, de donde podía divisar la ciudad abajo a su rededor.

 Este joven dejó que la verdad brillará en su conciencia y le hablará al corazón. Desde entonces comenzaron a sanar sus sentimientos y a sentirse autorrealizado.

 La semilla de la verdad que había dejado entrar a su conciencia, cada día limpiaba más su corazón y éste podía ver mejor la luz, con más fuerza, con mayor amplitud y con mayor paz. ¡La Verdad lo Hacía Libre!

Reconoció, que su Creador, había puesto esta inquietud como medio indispensable, para que llegara a ser, lo que estaba llamado a ser...