Inicio arrow LA GRAN FAMILIA
viernes, 17 noviembre 2017
Menú Principal
Inicio
Contactanos
Principal
Indice
EL ESTUDIANTE
VERDAD Y CERTEZA
IMAGEN
SELLO VIVENCIAL
GUERRERO
LOCALIZACI?N
REGALOS
ENERGÍA Y PAZ
REGALO DEL CIELO
LLAMADO A SER
SABIA NATURALEZA
NIVELES DE VIDA INTERIOR
CRITERIOS
EL VALOR QUE DIOS LE DA
VIVIR CON SABIDURÍA
PAZ EN EL ALMA
VERDAD Y LIBERTAD
VIVIR Y MEDITAR
EL VALOR DE UNA SONRISA
SENDERO DE FELICIDAD
TESTIMONIO
MI APRECIABLE VIEJO
MISTERIO
ORIGINALIDAD
¿DESTINO O CONVERSI?N?
EL VERDADERO TESORO
SER LIBRES
RAYO TRASCENDENTAL
FLORECIMIENTO DE LA NAVIDAD
ARMONÍA
PREDISPOSICI?N
ACEPTARSE A SI MISMO
DIGNA LIBERTAD
DESTINO DEL HOMBRE
AMAR A BLANCO Y NEGRO
MIRANDO HACIA LA ETERNIDAD
VALORES
B?SQUEDA
MADUREZ
CAMINO DE SALVACI?N
CONFLICTO Y ENCUENTRO
LUCHA INTERNA
FORMACI?N ESPIRITUAL
EUTANASIA
COMPROMISO INTERIOR
ENIGMA
BELLA
COMO UNA FLOR
ILUSIONES DE UNA NOVIA
LA BELLA NOVIA
¿FANTASÍA O COMPROMISO?
EL VALOR DE UNA FLOR
UNA VIDA SENCILLA
ALGO SUBLIME
AMOR CONYUGAL
IDENTIFICACI?N
MATRIMONIO DE TRES
CARTA DE AMOR
ESPÍRITU DE NI?O
RECUERDOS
CONFIANZA
AMOR MATERNAL
LA GRAN FAMILIA
SENTIMIENTOS OSCUROS
PADRE E HIJO
SER PADRE
SUPERACI?N
SIN SALIDA
MÁS VALIOSO QUE EL ORO, ES EL TIEMPO
SENTIDO DEL DOLOR
ESPERANZA Y FORTALEZA
MERCADO IDEOL?GICO
FE Y DESTINO
FE Y AUTORREALIZACI?N
VERDADERA FELICIDAD
SOLDADO? ¿DE QUI?N?
MOVIDO POR DIOS
UN NUEVO DÍA
¿QUI?N SOY YO?
SER HOMBRE
ENCUENTRO
VUELO DE ÁGUILA
APERTURA
CONVERSI?N
HOMBRE NUEVO
ROMPIENDO LA INERCIA
COHERENCIA CON LA VERDAD
ARRIESGARSE PARA VIVIR
EL PEQUE?O PRÍNCIPE
VOCACI?N
DESCUBRIENDO LA VOCACI?N
MAR DE VIDA
CREADOR DE TODO LO QUE EXISTE
PLENITUD
DISCERNIMIENTO
LA SE?AL
ENCUENTRO Y DESTINO
IR AL CIELO
VIVENCIA
¿QUI?N ES DIOS PARA ENAMORARME DE EL?
COMUNI?N Y COMPROMISO
MORIR Y VIVIR
DEJARSE HACER POR DIOS
SEGURIDAD ESPIRITUAL
INTIMIDAD ESPIRITUAL
DIGNIDAD
EL ENVIADO
EL VERDADERO PASTOR
LA PALOMA MENSAJERA
SINFONÍA ARM?NICA
LA LUZ FINAL
LA GRAN FAMILIA PDF Imprimir Correo electrónico

Image

LA GRAN FAMILIA

La anciana y su único esposo, recordaban a sus hijos y a sus nietos y les brincaba el corazón de gusto, por el amor que les tenían.

Cada semana, sus hijos y sus nietos, los visitaban y la casa se llenaba de alegría..

Estos ancianos, se sentían útiles.

Veían que realizaban este papel de abuelos, cuando los nietos les pedían que les contaran un cuento, o que les platicaran de tiempos antiguos.

Los mayores, en alguna ocasión, les pedían algún consejo, o que cuidaran a sus hijos por un rato.

Les daban dulces a los nietos cuando llegaban, con una gran sonrisa y todos sentían el cariño especial, que les guardaban.

Una nieta preguntó: Abuela,   ¿Tú ya te quisieras morir?

Las palabras tan directas de una nieta, con frecuencia les tocaba partes sensibles de su corazón.

¿Quién se atrevería por prudencia, a hacer ese tipo de preguntas, si no sólo ellos con su espontaneidad?

La abuela contestó, después de un suspiro:  Por una parte sí y por otra no.

¿Por qué si y por qué no?

Sí, porque ya estoy cansada y no quiero ser estorbo y sobre todo para ir con DIOS y todavía no, porque los quiero mucho

¿Mi abuelo se quiere morir?

Tu abuelo, desde hace mucho, ya quisiera estar en la tumba.

¿El no nos quiere?

Sí, sí los quiere mucho, pero anhela una vida perfecta, que sólo se logra en el cielo.

¿En el cielo todo es perfecto?

Sí, allá todo es perfecto, ahí no se sufre, no se pasan hambres, ni frío, ni cansancios, ni desilusiones, tampoco injusticias, todo es perfecto.

¿Tú vas a ir al cielo abuela?

Se quedó pensando un momento en su respuesta y le dijo:

Dios es muy bueno y yo trato de portarme bien, y le pido perdón y trato de corregirme cuando lo he ofendido, por eso creo que sí voy a ir al cielo.

Ustedes, pórtense bien, porque queremos que todos estemos reunidos,

cuando Dios los llame.

¿Cómo sabremos cuando nos va a llamar?

Nadie sabe, a la mejor es de sorpresa, de un momento a otro, a la mejor tendrán que sufrir un rato, pero nunca se separen de Dios, siempre pórtense bien y El los llevará al cielo.

En los niños brilló una gran esperanza y una gran paz, al ver la paz con la que su abuela, esperaba la otra vida.

Así, cada visita que hacían a sus abuelos, era muy enriquecedora espiritualmente.

Se encontraban sorpresas que a través de estas visitas, fortalecía su amistad y compartían el amor que los unía como familia?