Inicio arrow RAYO TRASCENDENTAL
lunes, 23 octubre 2017
Menú Principal
Inicio
Contactanos
Principal
Indice
EL ESTUDIANTE
VERDAD Y CERTEZA
IMAGEN
SELLO VIVENCIAL
GUERRERO
LOCALIZACI?N
REGALOS
ENERGÍA Y PAZ
REGALO DEL CIELO
LLAMADO A SER
SABIA NATURALEZA
NIVELES DE VIDA INTERIOR
CRITERIOS
EL VALOR QUE DIOS LE DA
VIVIR CON SABIDURÍA
PAZ EN EL ALMA
VERDAD Y LIBERTAD
VIVIR Y MEDITAR
EL VALOR DE UNA SONRISA
SENDERO DE FELICIDAD
TESTIMONIO
MI APRECIABLE VIEJO
MISTERIO
ORIGINALIDAD
¿DESTINO O CONVERSI?N?
EL VERDADERO TESORO
SER LIBRES
RAYO TRASCENDENTAL
FLORECIMIENTO DE LA NAVIDAD
ARMONÍA
PREDISPOSICI?N
ACEPTARSE A SI MISMO
DIGNA LIBERTAD
DESTINO DEL HOMBRE
AMAR A BLANCO Y NEGRO
MIRANDO HACIA LA ETERNIDAD
VALORES
B?SQUEDA
MADUREZ
CAMINO DE SALVACI?N
CONFLICTO Y ENCUENTRO
LUCHA INTERNA
FORMACI?N ESPIRITUAL
EUTANASIA
COMPROMISO INTERIOR
ENIGMA
BELLA
COMO UNA FLOR
ILUSIONES DE UNA NOVIA
LA BELLA NOVIA
¿FANTASÍA O COMPROMISO?
EL VALOR DE UNA FLOR
UNA VIDA SENCILLA
ALGO SUBLIME
AMOR CONYUGAL
IDENTIFICACI?N
MATRIMONIO DE TRES
CARTA DE AMOR
ESPÍRITU DE NI?O
RECUERDOS
CONFIANZA
AMOR MATERNAL
LA GRAN FAMILIA
SENTIMIENTOS OSCUROS
PADRE E HIJO
SER PADRE
SUPERACI?N
SIN SALIDA
MÁS VALIOSO QUE EL ORO, ES EL TIEMPO
SENTIDO DEL DOLOR
ESPERANZA Y FORTALEZA
MERCADO IDEOL?GICO
FE Y DESTINO
FE Y AUTORREALIZACI?N
VERDADERA FELICIDAD
SOLDADO? ¿DE QUI?N?
MOVIDO POR DIOS
UN NUEVO DÍA
¿QUI?N SOY YO?
SER HOMBRE
ENCUENTRO
VUELO DE ÁGUILA
APERTURA
CONVERSI?N
HOMBRE NUEVO
ROMPIENDO LA INERCIA
COHERENCIA CON LA VERDAD
ARRIESGARSE PARA VIVIR
EL PEQUE?O PRÍNCIPE
VOCACI?N
DESCUBRIENDO LA VOCACI?N
MAR DE VIDA
CREADOR DE TODO LO QUE EXISTE
PLENITUD
DISCERNIMIENTO
LA SE?AL
ENCUENTRO Y DESTINO
IR AL CIELO
VIVENCIA
¿QUI?N ES DIOS PARA ENAMORARME DE EL?
COMUNI?N Y COMPROMISO
MORIR Y VIVIR
DEJARSE HACER POR DIOS
SEGURIDAD ESPIRITUAL
INTIMIDAD ESPIRITUAL
DIGNIDAD
EL ENVIADO
EL VERDADERO PASTOR
LA PALOMA MENSAJERA
SINFONÍA ARM?NICA
LA LUZ FINAL
PDF Imprimir Correo electrónico

Image

RAYO TRASCENDENTAL

Vi un rayo de luz que se filtraba en la cueva, caía sobre el suelo, iluminando una pequeña piedra, me acerqué y sin tocarla la miré a distancia, al contemplarla se me venían a la mente varios pensamientos, primero vi la coincidencia:

¡Qué suerte de haber sido iluminada!, pero, ¿por qué suerte?

¿Cuál es la diferencia de estar a obscuras a estar iluminada?

Es la primera vez que yo la veo y tal vez tenga años o siglos siendo iluminada todas las mañanas por ese rayo de luz. Las demás piedras que están bajo tierra aún no las conozco, sin embargo, por la luz ésta me llamó la atención.

¿Qué se ha ganado la piedra por ser iluminada tanto tiempo?

Si yo no existiera, tal vez todos ignorarían que existe esta piedra,  si lo saben, ¿qué han ganado mis amigos?

Ellos han conocido millones de piedras y a la vez las ignoran todos los días.

Aquel rayo que iluminaba a la piedra invitaba al joven a seguir observando y éste continuaba pensando, ¡Yo puedo cambiar el destino de esta piedra!,

la puedo mover y enterrar y así ya no recibirá la luz o puedo dejarla ahí para que le siga dando el rayo de luz.

En este momento se le vino un pensamiento más.

Si la muevo de lugar, yo intervengo en su vida y si no la muevo, para la piedra no tuve ninguna influencia, al contrario, ella me influenci6 a pararme a distancia y que se me vinieran a la mente todos estos pensamientos.

El joven comenzaba un dilema, si moverla, llevársela o dejarla donde mismo.

Había en la cueva un silencio, el joven parado a distancia contemplando la piedra bañada de luz y la piedra inmóvil recibiendo el destino de luz que le tocaba vivir. ¿Vivir?

Se preguntó de pronto el joven, es algo inerte, no piensa, no siente, no decide.

De pie, el joven comenzaba a hacer la diferencia entre él y la piedra, y  al verse a sí mismo, observó que otro rayo de luz, se había colocado hasta tocarlo a la altura del corazón, se dijo a sí mismo:

‑Si yo no me moviera de aquí todos los días, me tocaría vivir este rayo de sol en mi corazón y estaría viviendo, mi corazón, lo que la piedra vive y,

¿Qué llegaría a experimentar?

La piedra no siente, pero mi corazón si y si estoy en contacto con mí corazón, ¿qué llegaría a pensar? y,  ¿después de pensar, que llegaría a hacer? y,

¿después de hacer, quién llegaría a Ser?, acaso otra piedra. ¡No!, no puedo llegar a ser una piedra, a menos que dejara de sentir y de pensar.

¿De dónde viene ese rayo?, el joven trató de meterse en la vivencia de la piedra, y lo mejor que encontró en ella, fue la luz que le llegaba de lejos.

Entonces trató de meterse en la vivencia de la luz y lo mejor que encontró en ella, era la fuente de donde venía.

Trató de meterse en el sol, para ver de dónde venía y lo trasladó al principio del universo; hizo un esfuerzo más, por meterse en el principio del universo y lo mejor que encontró, fue la razón del Ser.

Quería responderse cuál era la causa de esa razón del Ser y se encontró con el Amor, aún continuaba queriendo encontrar la causa del Amor, y ya no pudo continuar, porque esta era la verdadera fuente, La Causa de las Causas...

Entonces, descubrió que lo importante no era influir en la piedra, moviéndola de lugar, lo importante era haberla tomado como medio, para llegar a dar con la Fuente de Amor.

Siguió su camino, sin tocar la piedra que iluminó su propio destino, para que tal vez, algún día, otro ser humano, llegara a ver su destino a través de ese rayo de luz, reflejado en esa piedra y encontrarse reunidos, en la fuente del Amor...