Inicio arrow EL VALOR DE UNA SONRISA
lunes, 24 julio 2017
Menú Principal
Inicio
Contactanos
Principal
Indice
EL ESTUDIANTE
VERDAD Y CERTEZA
IMAGEN
SELLO VIVENCIAL
GUERRERO
LOCALIZACI?N
REGALOS
ENERGÍA Y PAZ
REGALO DEL CIELO
LLAMADO A SER
SABIA NATURALEZA
NIVELES DE VIDA INTERIOR
CRITERIOS
EL VALOR QUE DIOS LE DA
VIVIR CON SABIDURÍA
PAZ EN EL ALMA
VERDAD Y LIBERTAD
VIVIR Y MEDITAR
EL VALOR DE UNA SONRISA
SENDERO DE FELICIDAD
TESTIMONIO
MI APRECIABLE VIEJO
MISTERIO
ORIGINALIDAD
¿DESTINO O CONVERSI?N?
EL VERDADERO TESORO
SER LIBRES
RAYO TRASCENDENTAL
FLORECIMIENTO DE LA NAVIDAD
ARMONÍA
PREDISPOSICI?N
ACEPTARSE A SI MISMO
DIGNA LIBERTAD
DESTINO DEL HOMBRE
AMAR A BLANCO Y NEGRO
MIRANDO HACIA LA ETERNIDAD
VALORES
B?SQUEDA
MADUREZ
CAMINO DE SALVACI?N
CONFLICTO Y ENCUENTRO
LUCHA INTERNA
FORMACI?N ESPIRITUAL
EUTANASIA
COMPROMISO INTERIOR
ENIGMA
BELLA
COMO UNA FLOR
ILUSIONES DE UNA NOVIA
LA BELLA NOVIA
¿FANTASÍA O COMPROMISO?
EL VALOR DE UNA FLOR
UNA VIDA SENCILLA
ALGO SUBLIME
AMOR CONYUGAL
IDENTIFICACI?N
MATRIMONIO DE TRES
CARTA DE AMOR
ESPÍRITU DE NI?O
RECUERDOS
CONFIANZA
AMOR MATERNAL
LA GRAN FAMILIA
SENTIMIENTOS OSCUROS
PADRE E HIJO
SER PADRE
SUPERACI?N
SIN SALIDA
MÁS VALIOSO QUE EL ORO, ES EL TIEMPO
SENTIDO DEL DOLOR
ESPERANZA Y FORTALEZA
MERCADO IDEOL?GICO
FE Y DESTINO
FE Y AUTORREALIZACI?N
VERDADERA FELICIDAD
SOLDADO? ¿DE QUI?N?
MOVIDO POR DIOS
UN NUEVO DÍA
¿QUI?N SOY YO?
SER HOMBRE
ENCUENTRO
VUELO DE ÁGUILA
APERTURA
CONVERSI?N
HOMBRE NUEVO
ROMPIENDO LA INERCIA
COHERENCIA CON LA VERDAD
ARRIESGARSE PARA VIVIR
EL PEQUE?O PRÍNCIPE
VOCACI?N
DESCUBRIENDO LA VOCACI?N
MAR DE VIDA
CREADOR DE TODO LO QUE EXISTE
PLENITUD
DISCERNIMIENTO
LA SE?AL
ENCUENTRO Y DESTINO
IR AL CIELO
VIVENCIA
¿QUI?N ES DIOS PARA ENAMORARME DE EL?
COMUNI?N Y COMPROMISO
MORIR Y VIVIR
DEJARSE HACER POR DIOS
SEGURIDAD ESPIRITUAL
INTIMIDAD ESPIRITUAL
DIGNIDAD
EL ENVIADO
EL VERDADERO PASTOR
LA PALOMA MENSAJERA
SINFONÍA ARM?NICA
LA LUZ FINAL
PDF Imprimir Correo electrónico

Image

EL VALOR DE UNA SONRISA

En lo alto del monte, una anciana, vivía un gran misterio en su corazón.

Sus sobrinos se turnaban para cuidarla y llevarle lo necesario.

 Mucha gente acudía a ella a visitarla. Su aspecto no era atractivo, pero su trato personal era muy especial, pocos podían comprender, de dónde brotaba tanta belleza.

 La alegría que brotaba de ella, no era el resultado de ser egoísta, hipócrita o bruja, era la brisa del agua viva, que ha llevado desde siempre, en su alma.

 Los curiosos que llegaban a visitarla, se quedaban desconcertados, al ver la pobreza en que vivía.

 ¿Qué había de extraordinario en ella?

 Una vez llegó un señor a esa casita. Con trabajos subió el monte y llegó muy cansado. No estaba impuesto al ejercicio, por la vida cómoda que llevaba.

 Tocó y con amabilidad la anciana le abrió la puerta.

¡Buenos días!

 ¡Buenos días! He oído hablar mucho de usted y quise conocerla.

¡En verdad, no sabía que fuera famosa!    ¿En qué le puedo servir?

La verdad es que ando angustiado y pensé en platicar con usted.

Pase y le serviré un té.

El señor se sentó en una silla, a la mesa y la anciana escuchaba, todas sus amarguras.

 Después de cansarse de hablar el señor, hubo un silencio, en el cual empezó a saborear su té.

 Miraba, a través de la ventana, el paisaje de aquel monte, con vista al mar.

Volteó con la anciana y en ese momento, ella le sonreía.

El, se quedó prendido, del misterio de esa sonrisa pura, de la pobre anciana.

 Con esa sencillez, ella lograba penetrar en los sentimientos más íntimos, de un alma turbada, por la precipitación de la vida.

 Sin palabras, sólo con una sonrisa, lo hacía sentir acompañado, aceptado, comprendido.

 El se empezó a dar cuenta, que la anciana irradiaba una dulce forma de ser,  en ella veía sinceridad, apertura, alegría, y sobre todo paz.

Los grandes negocios de este señor, no lo habían llegado a hacer sentirse así, ni las mujeres más hermosas, con sus carcajadas comerciales, todo eso, no fue suficiente para abrir su corazón.

 Después de quedar prendido, del misterio que despertó esa sonrisa, volvía a visitarla una y otra vez, para compartir la paz, que desde esa sonrisa, había ungido su corazón?