Inicio arrow VIVIR Y MEDITAR
martes, 26 septiembre 2017
Menú Principal
Inicio
Contactanos
Principal
Indice
EL ESTUDIANTE
VERDAD Y CERTEZA
IMAGEN
SELLO VIVENCIAL
GUERRERO
LOCALIZACI?N
REGALOS
ENERGÍA Y PAZ
REGALO DEL CIELO
LLAMADO A SER
SABIA NATURALEZA
NIVELES DE VIDA INTERIOR
CRITERIOS
EL VALOR QUE DIOS LE DA
VIVIR CON SABIDURÍA
PAZ EN EL ALMA
VERDAD Y LIBERTAD
VIVIR Y MEDITAR
EL VALOR DE UNA SONRISA
SENDERO DE FELICIDAD
TESTIMONIO
MI APRECIABLE VIEJO
MISTERIO
ORIGINALIDAD
¿DESTINO O CONVERSI?N?
EL VERDADERO TESORO
SER LIBRES
RAYO TRASCENDENTAL
FLORECIMIENTO DE LA NAVIDAD
ARMONÍA
PREDISPOSICI?N
ACEPTARSE A SI MISMO
DIGNA LIBERTAD
DESTINO DEL HOMBRE
AMAR A BLANCO Y NEGRO
MIRANDO HACIA LA ETERNIDAD
VALORES
B?SQUEDA
MADUREZ
CAMINO DE SALVACI?N
CONFLICTO Y ENCUENTRO
LUCHA INTERNA
FORMACI?N ESPIRITUAL
EUTANASIA
COMPROMISO INTERIOR
ENIGMA
BELLA
COMO UNA FLOR
ILUSIONES DE UNA NOVIA
LA BELLA NOVIA
¿FANTASÍA O COMPROMISO?
EL VALOR DE UNA FLOR
UNA VIDA SENCILLA
ALGO SUBLIME
AMOR CONYUGAL
IDENTIFICACI?N
MATRIMONIO DE TRES
CARTA DE AMOR
ESPÍRITU DE NI?O
RECUERDOS
CONFIANZA
AMOR MATERNAL
LA GRAN FAMILIA
SENTIMIENTOS OSCUROS
PADRE E HIJO
SER PADRE
SUPERACI?N
SIN SALIDA
MÁS VALIOSO QUE EL ORO, ES EL TIEMPO
SENTIDO DEL DOLOR
ESPERANZA Y FORTALEZA
MERCADO IDEOL?GICO
FE Y DESTINO
FE Y AUTORREALIZACI?N
VERDADERA FELICIDAD
SOLDADO? ¿DE QUI?N?
MOVIDO POR DIOS
UN NUEVO DÍA
¿QUI?N SOY YO?
SER HOMBRE
ENCUENTRO
VUELO DE ÁGUILA
APERTURA
CONVERSI?N
HOMBRE NUEVO
ROMPIENDO LA INERCIA
COHERENCIA CON LA VERDAD
ARRIESGARSE PARA VIVIR
EL PEQUE?O PRÍNCIPE
VOCACI?N
DESCUBRIENDO LA VOCACI?N
MAR DE VIDA
CREADOR DE TODO LO QUE EXISTE
PLENITUD
DISCERNIMIENTO
LA SE?AL
ENCUENTRO Y DESTINO
IR AL CIELO
VIVENCIA
¿QUI?N ES DIOS PARA ENAMORARME DE EL?
COMUNI?N Y COMPROMISO
MORIR Y VIVIR
DEJARSE HACER POR DIOS
SEGURIDAD ESPIRITUAL
INTIMIDAD ESPIRITUAL
DIGNIDAD
EL ENVIADO
EL VERDADERO PASTOR
LA PALOMA MENSAJERA
SINFONÍA ARM?NICA
LA LUZ FINAL
PDF Imprimir Correo electrónico

Image

VIVIR Y MEDITAR

En un amanecer brillante, lleno de sol y de vida, Ruth se dirigió a la playa.

Sentada sobre la arena, comenzó a contemplar el mar:

Las olas bañadas de blanca espuma, las nubes en el horizonte, las pequeñas islas que se divisaban a lo lejos, con sus inclinadas palmeras, de verdoso color, pelícanos y gaviotas y las personas, bañándose en el mar.

Ruth decía: ??¡Que felicidad! Ahora si, a gozar de este bello paisaje?.

Pasaron dos, tres y cuatro días.

De mañana contemplaba el paisaje y de noche lo recordaba.

Al quinto día, comenzó a meditar y se decía:

Que extraño, la vivencia está dentro, de cada una de las personas, pero no se puede medir, pesar, tocar con las manos, o ver con los ojos de la carne, sólo sé que está ahí.

No puedo decir, que el gordo tiene más vivencia que el flaco, por estar más gordo, ya que puede ser lo contrario.

Entonces, ¿Dónde se encuentra, o qué tan grande es?, sé que está ahí y no logro localizarla.

Sólo me da pistas de alegría, cuando sonríe una persona, o de tristeza, cuando hay lágrimas en sus ojos. De sentimiento, cuando mira con cierta mirada.

La vivencia, parece como el viento, no se ve, ni se coge, pero se siente.

Y se dijo a sí misma:  Sí se siente, y aquí la tengo, la gozaré lo más que pueda.

Y así lo hizo durante varios días más.

Después de ese tiempo reflexionó, dándose cuenta, que ya no sentía la misma vivencia.

Empezó a sentir, que después de todos esos días, ya se estaba aburriendo, todo le parecía la rutina de todos los días.

En una de las caminatas por la playa, se vió a sí misma y se asustó.

¡Que!       ¿Qué pasó?      ¿A dónde se fue?

Me ha abandonado y hoy me siento sola, pero, ¿Qué hice para que me abandonara?

Y aquello que tanto quería Ruth, parecía alejarse, cada día más.

Triste y cansada, después de mucho caminar, se echó rendida en la arena, se quedó dormida y comenzó a soñar:

Veía muchas palomas, volaban altísimo, a grandes velocidades y formaban una gran comunidad.

Gozaban de dicha y felicidad, y se volvían hacia ella, invitándola a volar, en espíritu.

Notaba algo en aquellas palomas, ninguna se preocupaba, por cuidar su vivencia, gozarla o presumirla, se olvidaban de ellas mismas, pero la llevaban, consigo mismas.

Por lo único que se preocupaban, era por hacer la voluntad del palomo supremo, que las dirigía con amor, sabiduría y justicia.

Ruth, después de despertarse, se dijo a sí misma:

??Así que en cualquier vivencia espiritual,

¿Cuando el fin es, el placer sentimental, tiende a disminuir su intensidad y cuando se olvida por un fin supremo, se vive más intensamente??

¡Qué raro! Exclamó, y se quedó pensativa, contemplando el mar?