Inicio arrow VERDAD Y LIBERTAD
martes, 25 abril 2017
Menú Principal
Inicio
Contactanos
Principal
Indice
EL ESTUDIANTE
VERDAD Y CERTEZA
IMAGEN
SELLO VIVENCIAL
GUERRERO
LOCALIZACI?N
REGALOS
ENERGÍA Y PAZ
REGALO DEL CIELO
LLAMADO A SER
SABIA NATURALEZA
NIVELES DE VIDA INTERIOR
CRITERIOS
EL VALOR QUE DIOS LE DA
VIVIR CON SABIDURÍA
PAZ EN EL ALMA
VERDAD Y LIBERTAD
VIVIR Y MEDITAR
EL VALOR DE UNA SONRISA
SENDERO DE FELICIDAD
TESTIMONIO
MI APRECIABLE VIEJO
MISTERIO
ORIGINALIDAD
¿DESTINO O CONVERSI?N?
EL VERDADERO TESORO
SER LIBRES
RAYO TRASCENDENTAL
FLORECIMIENTO DE LA NAVIDAD
ARMONÍA
PREDISPOSICI?N
ACEPTARSE A SI MISMO
DIGNA LIBERTAD
DESTINO DEL HOMBRE
AMAR A BLANCO Y NEGRO
MIRANDO HACIA LA ETERNIDAD
VALORES
B?SQUEDA
MADUREZ
CAMINO DE SALVACI?N
CONFLICTO Y ENCUENTRO
LUCHA INTERNA
FORMACI?N ESPIRITUAL
EUTANASIA
COMPROMISO INTERIOR
ENIGMA
BELLA
COMO UNA FLOR
ILUSIONES DE UNA NOVIA
LA BELLA NOVIA
¿FANTASÍA O COMPROMISO?
EL VALOR DE UNA FLOR
UNA VIDA SENCILLA
ALGO SUBLIME
AMOR CONYUGAL
IDENTIFICACI?N
MATRIMONIO DE TRES
CARTA DE AMOR
ESPÍRITU DE NI?O
RECUERDOS
CONFIANZA
AMOR MATERNAL
LA GRAN FAMILIA
SENTIMIENTOS OSCUROS
PADRE E HIJO
SER PADRE
SUPERACI?N
SIN SALIDA
MÁS VALIOSO QUE EL ORO, ES EL TIEMPO
SENTIDO DEL DOLOR
ESPERANZA Y FORTALEZA
MERCADO IDEOL?GICO
FE Y DESTINO
FE Y AUTORREALIZACI?N
VERDADERA FELICIDAD
SOLDADO? ¿DE QUI?N?
MOVIDO POR DIOS
UN NUEVO DÍA
¿QUI?N SOY YO?
SER HOMBRE
ENCUENTRO
VUELO DE ÁGUILA
APERTURA
CONVERSI?N
HOMBRE NUEVO
ROMPIENDO LA INERCIA
COHERENCIA CON LA VERDAD
ARRIESGARSE PARA VIVIR
EL PEQUE?O PRÍNCIPE
VOCACI?N
DESCUBRIENDO LA VOCACI?N
MAR DE VIDA
CREADOR DE TODO LO QUE EXISTE
PLENITUD
DISCERNIMIENTO
LA SE?AL
ENCUENTRO Y DESTINO
IR AL CIELO
VIVENCIA
¿QUI?N ES DIOS PARA ENAMORARME DE EL?
COMUNI?N Y COMPROMISO
MORIR Y VIVIR
DEJARSE HACER POR DIOS
SEGURIDAD ESPIRITUAL
INTIMIDAD ESPIRITUAL
DIGNIDAD
EL ENVIADO
EL VERDADERO PASTOR
LA PALOMA MENSAJERA
SINFONÍA ARM?NICA
LA LUZ FINAL
PDF Imprimir Correo electrónico

Image


VERDAD Y LIBERTAD

Saludé a un amigo, quien sonriente me narraba su experiencia, que nunca podré olvidar.

Me decía:   conocí a una anciana, que al acompañarla en su soledad, me tomó con cariño, me hizo esperar en la sala de su casa y entró por un regalo, que enseguida me obsequió.

Irradiaba felicidad y a la vez sacrificio, de desprenderse de aquel regalo, que para ella significaba mucho; era una blanca paloma, que a veces cantaba, que había guardado en su jaula por mucho tiempo, le tenía un gran cariño, por los años que la tuvo a su lado.

A partir de aquel momento, sentí que un gran sentimiento, depositaba la anciana en mi, al hacerme valioso para ella.

Tomé aquella paloma en su jaula y miré a los ojos de la anciana, que sonriente me la entregaba, porque sabía que no muy lejos, la esperaba otra vida, y yo sería capaz de cuidar de aquella paloma.

Agradecido partí, atravesé el campo para llegar a la cabaña, en medio del bosque, y al anochecer, a la luz de la vela, puse la jaula, con la paloma dentro, enfrente de mí.

La observé, mientras, escuchaba el zumbar de los árboles, por el viento y lo demás era silencio.

Seguí observando a la paloma, como queriendo dialogar con ella, me llegaba un pensamiento, que claramente me decía:

??¡Quiero ser libre! ¡Siempre he querido ser libre! No fui creada para estar encerrada, en esta jaula?.

Como un gran eco, estaba el pensamiento de la paloma, en mi mente:

??¡Quiero ser libre! ¡Quiero ser libre! ¡Quiero ser libre!...?

De pronto me asusté y dije:

Que pensamiento más tonto, esta paloma me fue dada, como depósito de un gran valor, en el que depende el sentimiento, de una pobre anciana.

¡Que gran fraude para ella, el dejar en libertad esta paloma!

Pero luego miré a la paloma y me transmitió su pensamiento:

La anciana sólo se ha amado a si misma, a través de mí, nunca ha querido mi libertad.

Yo con mi libertad, podría hacerla más feliz, que aquí encerrada.

Podría volar por los cielos, ofrecerle mi vuelo, mi libertad, volvería a comer semillas de sus manos, y reflejarle en mis ojos las montañas, el espacio, el color verde de los campos, la sonrisa de los niños, la grandeza de este mundo... 

Le cantaría desde el fondo de mi corazón, podría hacerla mucho más feliz y sobre todo, podría enseñarle a querer, más y mejor. 

Las pocas veces que llegué a cantar, fue para conseguir el alimento que en ocasiones me negaba, para poder vivir.

Desde ese momento, valoré a la paloma, no era como cualquier objeto metido en esa jaula.

Sentí un gran amigo, que tenía enfrente de mí y que hablaba con la verdad, con toda sinceridad.

Ahora, no era un objeto que simplemente tenía que alimentar, era vida enfrente de mí, me comprometía a dar una decisión : complacer a la anciana, o complacer a la paloma.

¿Qué sería mejor?

¿Agradar los sentimientos de la anciana, o agradar los deseos de la paloma?

A la anciana, tenía tiempo de conocerla; con la paloma, era la primera vez que dialogaba.

La anciana fue dueña de la paloma, y la paloma, sólo era dueña de sí misma.

Pero las circunstancias cambiaron; ahora el dueño soy yo, y la paloma tiene sus mismos deseos.

¿Seguiré la tradición, que lleva a la paloma a ser esclava, y a mí ser esclavo de la paloma?, o ¿Buscaré la verdad que a los dos nos hará libres?

En ese momento, me indagó esa pregunta, que me había formulado.

?nicamente escuché el viento, que soplaba fuera de la cabaña, como invitando a la libertad.

Miré al rededor y sólo me veía a mí, frente a la jaula y ésta frente a mí, con una vida dentro de ella.

No podía descansar, era una situación importante para mí, así pasé toda la noche.

Por fin opté por tomar la jaula entre mis manos, la saqué de la cabaña y en aquel amanecer lleno de luz, abrí la puerta a la paloma, para dejarla en libertad.

Cuanto antes, la paloma aprovechó la oportunidad y emprendió con torpeza su vuelo, pues ya casi olvidaba volar.

Después de un rato, fue tomando altura, voló por el techo de la cabaña, los pinos y luego las montañas.

La dejé de ver, por mucho tiempo.

Un día, que fui a visitar a mi querida anciana, iba preocupado, temeroso de que le diera un infarto al saber la noticia.

No sabía cómo reaccionaría, pues yo sólo había decidido por la verdad y la libertad.

En el camino, no me fijé en el campo, ni en los montes, ni en los animales, sólo pensaba preocupado.

Al llegar con la anciana, me miró y se alegró.

Me preguntó por su paloma.

Sólo me concretaba a responderle: está bien, le he dado lo mejor que he podido, está feliz.

La anciana se alegraba, pero no comprendía mi preocupación.

Un día que volví para visitarla, tuvimos un diálogo, comencé por decirle : Todos los días, la paloma come de mi mano.

¡Que maravilloso!     contestó la anciana      ¿Cómo lo hiciste?

conmigo nunca lo hizo.

Lo logré, enseñándola a volar.

¡Ah!   ¿Ya sabe volar?

Si, contesté, y a grandes alturas.

¡Pero lo has de hacer amarrándola, de un largo lazo, para que no se vaya!,

Si, así lo hago; pero con un lazo de otro tipo: es el de la amistad.

No entiendo, dijo la anciana.

En ese momento, los dos, sorprendidos, vimos parada a la paloma en la ventana.

A los dos, nos sobresaltó cierto temor.

Tomé unas semillas, que había sobre el buró, me puse de pie, y la paloma volando llegó a mi mano y comió de las semillas.

La anciana se llenó de felicidad, al ver de nuevo a la paloma, cerca de ella.

Intentó pararse y la paloma de nuevo, voló fuera de la casa y entonces la anciana lloró.

La abracé con ternura, ella lloraba con dolor, como si todo estuviera perdido, al ver que volaba fuera, su blanca paloma.

Con frecuencia la visitaba. Siempre llegaba la paloma, a comer de mi mano, hasta que la anciana, aprendió a quererla con libertad.

Ella daba de comer en sus manos a la blanca paloma y veía en sus ojos la luz del sol, la sonrisa de los niños, el color verde de los montes, el azul del cielo y el brillar de las estrellas.

Desde entonces, tomaba a la anciana entre mis brazos, salíamos al campo, y mirando al cielo gozábamos del vuelo de la blanca paloma, y de su libertad.

Desde entonces y sólo desde entonces, fuimos muy felices.