Inicio arrow SABIA NATURALEZA
martes, 25 abril 2017
Menú Principal
Inicio
Contactanos
Principal
Indice
EL ESTUDIANTE
VERDAD Y CERTEZA
IMAGEN
SELLO VIVENCIAL
GUERRERO
LOCALIZACI?N
REGALOS
ENERGÍA Y PAZ
REGALO DEL CIELO
LLAMADO A SER
SABIA NATURALEZA
NIVELES DE VIDA INTERIOR
CRITERIOS
EL VALOR QUE DIOS LE DA
VIVIR CON SABIDURÍA
PAZ EN EL ALMA
VERDAD Y LIBERTAD
VIVIR Y MEDITAR
EL VALOR DE UNA SONRISA
SENDERO DE FELICIDAD
TESTIMONIO
MI APRECIABLE VIEJO
MISTERIO
ORIGINALIDAD
¿DESTINO O CONVERSI?N?
EL VERDADERO TESORO
SER LIBRES
RAYO TRASCENDENTAL
FLORECIMIENTO DE LA NAVIDAD
ARMONÍA
PREDISPOSICI?N
ACEPTARSE A SI MISMO
DIGNA LIBERTAD
DESTINO DEL HOMBRE
AMAR A BLANCO Y NEGRO
MIRANDO HACIA LA ETERNIDAD
VALORES
B?SQUEDA
MADUREZ
CAMINO DE SALVACI?N
CONFLICTO Y ENCUENTRO
LUCHA INTERNA
FORMACI?N ESPIRITUAL
EUTANASIA
COMPROMISO INTERIOR
ENIGMA
BELLA
COMO UNA FLOR
ILUSIONES DE UNA NOVIA
LA BELLA NOVIA
¿FANTASÍA O COMPROMISO?
EL VALOR DE UNA FLOR
UNA VIDA SENCILLA
ALGO SUBLIME
AMOR CONYUGAL
IDENTIFICACI?N
MATRIMONIO DE TRES
CARTA DE AMOR
ESPÍRITU DE NI?O
RECUERDOS
CONFIANZA
AMOR MATERNAL
LA GRAN FAMILIA
SENTIMIENTOS OSCUROS
PADRE E HIJO
SER PADRE
SUPERACI?N
SIN SALIDA
MÁS VALIOSO QUE EL ORO, ES EL TIEMPO
SENTIDO DEL DOLOR
ESPERANZA Y FORTALEZA
MERCADO IDEOL?GICO
FE Y DESTINO
FE Y AUTORREALIZACI?N
VERDADERA FELICIDAD
SOLDADO? ¿DE QUI?N?
MOVIDO POR DIOS
UN NUEVO DÍA
¿QUI?N SOY YO?
SER HOMBRE
ENCUENTRO
VUELO DE ÁGUILA
APERTURA
CONVERSI?N
HOMBRE NUEVO
ROMPIENDO LA INERCIA
COHERENCIA CON LA VERDAD
ARRIESGARSE PARA VIVIR
EL PEQUE?O PRÍNCIPE
VOCACI?N
DESCUBRIENDO LA VOCACI?N
MAR DE VIDA
CREADOR DE TODO LO QUE EXISTE
PLENITUD
DISCERNIMIENTO
LA SE?AL
ENCUENTRO Y DESTINO
IR AL CIELO
VIVENCIA
¿QUI?N ES DIOS PARA ENAMORARME DE EL?
COMUNI?N Y COMPROMISO
MORIR Y VIVIR
DEJARSE HACER POR DIOS
SEGURIDAD ESPIRITUAL
INTIMIDAD ESPIRITUAL
DIGNIDAD
EL ENVIADO
EL VERDADERO PASTOR
LA PALOMA MENSAJERA
SINFONÍA ARM?NICA
LA LUZ FINAL
PDF Imprimir Correo electrónico

Image

SABIA NATURALEZA

Había un niño, a quien le gustaba contemplar mucho, la naturaleza.

Los domingos, en que sus padres lo llevaban a él y a sus hermanos al campo, a pasar el día, observaba todo cuanto le rodeaba.

Veía como las abejas estaban tan bien organizadas y formaban sus panales.

Su padre, le explicaba cómo se organizaban entre ellas mismas, para tener una reina a la que obedecían, de qué manera sacaban el néctar de las flores y lo almacenaban, después el hombre, se alimentaba de sus panales.

También observaba las flores, con la perfección que estaban hechas y veía la variedad tan inmensa de las mismas, diferentes formas, colores y olores.

Su padre también le explicaba las partes de las mismas.

 Le gustaba oír cantar a los pájaros y observar el vuelo tan perfecto de las golondrinas y los colibríes; al terminar el día, observaba los atardeceres, a través de las montañas.

 En el mar, contemplaba la belleza de los paisajes.

Sabía que debajo de la superficie del agua, se encontraban peces de todos colores y tamaños, así como paisajes submarinos y plantas poco conocidas.

Lo que más le llamaba la atención, es que eso existía, sin la intervención del hombre.

Fue entonces cuando preguntó:

 ¿Quién hizo la naturaleza?

El niño fue creciendo, y todo cuanto el hombre hacía, lo relacionaba con la naturaleza; así, las grúas las relacionaba con los elefantes, los helicópteros con las libélulas, los carros con los caballos, los tractores con los bueyes, la música con los pájaros, las computadoras con el cerebro humano, los olores con las flores, los edificios con los panales de abejas, las casas con las cuevas, los aviones con las aves, etc.

 Este niño llegó a ser ingeniero.

Se daba cuenta, cómo el hombre, no había logrado con tanta perfección y sencillez, lo que una planta:  convertir el bióxido de carbono en oxígeno.

Cómo, en aeronáutica, con dificultades, podría igualar el vuelo de un colibrí.

 Observaba a sus amigos, que después de hacer un robot, no eran capaces de complementarlo con espíritu y libertad, para que en verdad fuera otro hombre.

 Sólo eran capaces de darle movimiento.

Fue entonces cuando se preguntó:     ¿Qué es el hombre?

El hombre utiliza la capacidad que se le dio de transformar, desde ideas o conceptos, hasta la materia.

 Pero qué será más de admirar: ¿La naturaleza que le dio al hombre, la capacidad de transformarla, o el hombre que transforma la naturaleza?

 La naturaleza está bajo el poder del hombre, porque éste la puede transformar, y a la vez el hombre, no puede transformar la naturaleza, sin que ésta le haya dado lo suficiente para hacerlo.

 ¿Entonces quién depende de quién?

 Se dio cuenta, que atrás de la naturaleza mineral, vegetal y animal, existe una naturaleza espiritual, que ordena con perfección el Universo y que se refleja en el espíritu del hombre, invitándolo a ser co-creador del Universo, por medio de su vida, sus sentimientos, su inteligencia y dones espirituales.

Aceptaba, que para lograrlo, sólo era posible, como resultado de la inteligencia y de un espíritu, que con voluntad y trabajo, llegaran a construir el orden y la perfección.

 El pensar, que el Universo se hizo al azar, con tanta perfección, era una idea muy infantil, que ya se había desechado.

 Entonces, este ingeniero al comprender, que hay un Espíritu Puro y Todo Poderoso, que hizo y ordena el Universo, pudo entender sus preguntas anteriores, reconociendo que el hombre está invitado, a ser imagen de ?ste.

Vio su pequeñez como hombre y concluía con este comentario:

 Cuando el hombre sea capaz, de conocer la esencia de la Vida y de ser dueño de la esencia espiritual, que se le ha dado, entonces podría decirse, que ya a comenzado a participar de lo más sublime, de la sabia naturaleza espiritual, que ésta ya le había ofrecido, desde antes que el hombre existiera?