Inicio arrow LA LUZ FINAL
domingo, 25 junio 2017
Menú Principal
Inicio
Contactanos
Principal
Indice
EL ESTUDIANTE
VERDAD Y CERTEZA
IMAGEN
SELLO VIVENCIAL
GUERRERO
LOCALIZACI?N
REGALOS
ENERGÍA Y PAZ
REGALO DEL CIELO
LLAMADO A SER
SABIA NATURALEZA
NIVELES DE VIDA INTERIOR
CRITERIOS
EL VALOR QUE DIOS LE DA
VIVIR CON SABIDURÍA
PAZ EN EL ALMA
VERDAD Y LIBERTAD
VIVIR Y MEDITAR
EL VALOR DE UNA SONRISA
SENDERO DE FELICIDAD
TESTIMONIO
MI APRECIABLE VIEJO
MISTERIO
ORIGINALIDAD
¿DESTINO O CONVERSI?N?
EL VERDADERO TESORO
SER LIBRES
RAYO TRASCENDENTAL
FLORECIMIENTO DE LA NAVIDAD
ARMONÍA
PREDISPOSICI?N
ACEPTARSE A SI MISMO
DIGNA LIBERTAD
DESTINO DEL HOMBRE
AMAR A BLANCO Y NEGRO
MIRANDO HACIA LA ETERNIDAD
VALORES
B?SQUEDA
MADUREZ
CAMINO DE SALVACI?N
CONFLICTO Y ENCUENTRO
LUCHA INTERNA
FORMACI?N ESPIRITUAL
EUTANASIA
COMPROMISO INTERIOR
ENIGMA
BELLA
COMO UNA FLOR
ILUSIONES DE UNA NOVIA
LA BELLA NOVIA
¿FANTASÍA O COMPROMISO?
EL VALOR DE UNA FLOR
UNA VIDA SENCILLA
ALGO SUBLIME
AMOR CONYUGAL
IDENTIFICACI?N
MATRIMONIO DE TRES
CARTA DE AMOR
ESPÍRITU DE NI?O
RECUERDOS
CONFIANZA
AMOR MATERNAL
LA GRAN FAMILIA
SENTIMIENTOS OSCUROS
PADRE E HIJO
SER PADRE
SUPERACI?N
SIN SALIDA
MÁS VALIOSO QUE EL ORO, ES EL TIEMPO
SENTIDO DEL DOLOR
ESPERANZA Y FORTALEZA
MERCADO IDEOL?GICO
FE Y DESTINO
FE Y AUTORREALIZACI?N
VERDADERA FELICIDAD
SOLDADO? ¿DE QUI?N?
MOVIDO POR DIOS
UN NUEVO DÍA
¿QUI?N SOY YO?
SER HOMBRE
ENCUENTRO
VUELO DE ÁGUILA
APERTURA
CONVERSI?N
HOMBRE NUEVO
ROMPIENDO LA INERCIA
COHERENCIA CON LA VERDAD
ARRIESGARSE PARA VIVIR
EL PEQUE?O PRÍNCIPE
VOCACI?N
DESCUBRIENDO LA VOCACI?N
MAR DE VIDA
CREADOR DE TODO LO QUE EXISTE
PLENITUD
DISCERNIMIENTO
LA SE?AL
ENCUENTRO Y DESTINO
IR AL CIELO
VIVENCIA
¿QUI?N ES DIOS PARA ENAMORARME DE EL?
COMUNI?N Y COMPROMISO
MORIR Y VIVIR
DEJARSE HACER POR DIOS
SEGURIDAD ESPIRITUAL
INTIMIDAD ESPIRITUAL
DIGNIDAD
EL ENVIADO
EL VERDADERO PASTOR
LA PALOMA MENSAJERA
SINFONÍA ARM?NICA
LA LUZ FINAL
LA LUZ FINAL PDF Imprimir Correo electrónico

Image

LA LUZ FINAL

Volaba y volando llegó, la pequeña águila entre montañas y sol.

Había visto a lo lejos en el llano, muchas caras, muchos gestos y contempló cada una, llevándose consigo aquella que más le gusto, esa sonrisa que nunca olvidó.

Siguió su vuelo, en marcha de su objetivo, buscaba con tanto anhelo, lo que pensaba perdido.

La soledad la  empujaba a lo desconocido, llegando así al monte de la palabra, llegando a desviar su vuelo, entre tanto zumbido, en medio de tantas ondas que llegaban a sus oídos.

Oyó en medio de tanto bullicio, la voz venida del infinito, enderezó su vuelo y siguió su camino, con gran esfuerzo por su destino, y contempló una gran luz.

Al llegar al valle de los corazones, aleteó fuertemente,  vio ese corazón que tanto anhelaba, culmen de su objetivo, mirándolo más grande y más brillante cuanto más se le acercaba.

Más que la sonrisa, más que aquella voz, quería hacer suyo ese corazón.

En pleno vuelo, sintió la alegría de ver lo que buscaba.

Vivió la desilusión al ver su pequeñez, la incomprensión al verse sola, el cansancio y el dolor, después de largo esfuerzo por alcanzarlo, pero ahí estaba lo que buscaba y no se iba a dejar llevar, por el viento que iba en contra.

Ahí estaba, y ahí quería estar ella.

Ese corazón en el valle, era el más retirado, el que más trabajo costaba alcanzar, pero el que más valía la pena, y para llegar, tenía que darlo todo, antes que anocheciera.

Ese corazón brillante era reflejo y luz del cielo, de no alcanzarlo, la noche sería eterna.

Ese corazón brillante podía volar para otra parte, o tal vez su reflejo ya no ofreciera, era la hora precisa, para alcanzarlo en pleno vuelo...